Post del Blog “Alma Botxera”

LeioaBlog, apología del minorismo.

Hace unos días me invitaron a participar en #LeioaBlog, el primer concurso que se organizaba en Leioa en torno a los blogs. Como me gustan los retos vi interesante participar. Una decena larga de blogueros de distintas temáticas fuimos citados con el fin de mostrarnos una cara de Leioa que quizás no conociéramos. El punto de encuentro no pudo ser mejor, Mendibile Jauregia. Pedro Berger comenzó por presentarnos un palacio del siglo XVII que nos recibía con piedra de sillería, su doble arcada y un sol radiante. Además de ser la sede del Consejo Regulador y de la denominación de origen de Bizkaiko Txakolina, también lo es de un txoko y restaurante. Alberga un centro de interpretación del txakoli donde poder realizar catas, además de disfrutar de sus salas con instrumentos de las diferentes modalidades de herri kirolak.

En este punto nos dirigimos a recorrer los diferentes barrios y atractivos de Leioa, un municipio de paso para muchos entre la capital y la costa pero que esconde más de un tesoro. Estigmatizada como ‘ciudad dormitorio’ lucha contra tal atributo y su cruel disección por la BI-637, tal y como reconocía alguno de sus vecinos.

Al igual que capitales como Roma o Buenos Aires,  la localidad leioaztarra también cuenta con un gran obelisco. Es otra de las piezas que forman parte de la ruta de las esculturas a la que también pertenece la conocida como “escultura del manco”. La del “Soplador de vidrio”, cerca de Vicrila y de la ‘casita de chocolate’, recuerda un pasado en el que la población fue en aumento siguiendo el ritmo de la industrialización de la zona.

Las zonas verdes y de esparcimiento son fundamentales en cualquier ciudad y Leioa no las echa a faltar. El parque de Artaza esconde una joya, un palacio de estilo inglés que comenzó a construirse en 1914 para el industrial Víctor Chávarri. A escasos metros comienza el parque de Pinosolo aportando en conjunto 22 hectáreas en las que sus vecinos puedan disfrutar del ocio. Probablemente de un modo diferente a la que lo hacía la familia Pinosolo: tenis, caza, monta a caballo… aunque pudiendo sentarse en réplicas de los bancos de la época. Es en ese momento donde nos da alcance el atardecer.

Para entonces habíamos recorrido una quincena de comercios y otros tanto que recorreríamos al día siguiente. Con esas visitas fugaces pudimos palpar las sensaciones de comerciantes. Son ellos quien al fin y al cabo sienten el pulso del vecindario y quienes además aportan vida a un barrio, pueblo o ciudad. En una época en la que el pequeño comercio tiene que competir contra las grandes cadenas que estos negocios permanezcan ahí los convierten en auténticos héroes. Es el caso de Yolanda de Bolsos Flovar que lleva 33 años a cargo de una tienda de complementos para que a nadie le falte un paraguas, una bufanda o un trapito que lucir.

Los ultramarinos de antaño están cada vez más en desuso, salvo en el caso de Alimentación Sevel. Una tienda tradicional que lo mismo vende un bote de garbanzos, un kilo de naranjas o cualquiera de sus empanadas rellenas (pulpo, zorza o bacalao y pasas). Como en un pueblo lo hará a cualquier hora pues está “a favor de una liberalización de horarios”. Si tienes suerte como nosotros te mostrará su almacén de jamones de Teruel mientras aún rezuma un delicioso olor a pimientos asados.

El detallista que atiende a detalles. Dónde, si no es en el pequeño comercio, nos van a atender como a una persona y no como a un individuo. La atención personalizada se ve cuando le pides a Dilan Joyeros que talle para ti dos piezas en oro con forma de croissants. Lo hace desde 2002 para cualquiera que pise su pequeño taller artesanal obviando maquinarias y valiéndose de sus dos manos. Mientras tanto en el centro estético de Rosa Martín, nos esperan con una sonrisa nerviosa dispuestas a contarnos que llevan más de diez años resaltando la belleza exterior de los de Leioa con sus servicios integrales de estética. Nos marchamos agradecidos, cómo no hacerlo habiéndonos obsequiado con unas muestras de cremas.

wpid-img_20151009_175336.jpg

Como vascos que somos uno de nuestros entretenimientos es potear e ir de pintxos, y de eso también hay en Leioa. Cada uno con su oferta pero a bares como Rich, Txistera, Alexander, Arkupe se le suman otros con unas barras de pintxos que harían babear a un tragaldabas de mi categoría. Lo hice por la tortilla del Sokaire prometiéndome que en una próxima ocasión no la dejaría escapar. Me interesé por la propuesta de Cafetería Maitane, con sólo seis meses ya luce una oferta de pintxos que un puñado de bares de la capital quisieran. El culpable es Josu Sarriugarte, un vecino de Leioa apasionado de la cocina con más de veinte años de experiencia en los fogones del Víctor Montes o La Barraca entre otros. Quiso montar su propio negocio junto a Maitane y lo hace luciendo a un precio ajustado sus pintxos de buen boquerón, puerro, ventresca y mousselinas de jamón. Unos cuantos pudimos dar buena cuenta de que su milhoja de foie, manzana ácida y frutos rojos estaba para relamerse.

Cuando el sol se esconde Leioa tiene un logar en el que congregar a sus fieles, se llama Unik Lounge. Un local amplio y cómodo donde disfrutar de una copa bien preparada. Los carteles anunciaban una Mombasa con Fever Tree a buen precio. Unik Lounge también ofrece comidas y cenas a base de ensaladas, crepes, carnes y pescados.

En el apartado moda destacó sobre cualquier otro Jean Paul Spatium, una propuesta actual y desenfadada sin dejar de lado la elegancia. Trabajan con casas de relevantes como Replay y otras que resurgen como es el caso de la danesa Meyba. Vestir moderno es posible. Quien se mantenga en una moda mas clásica debería de acercarse por PradaLoycar Boutique quien cuida los detalles de todo gentlemen, pajarita y americana incluidas.

Los nuevos tiempos deben de ser tenidos en cuenta por los comercios minoristas y esa es una de las tareas en las que se hace hincapié desde Behargintza de Leioa. A quien ha dado sus primeros pasos con las redes sociales dando de alta su fanpage en facebook o quien a día de hoy es su mujer quien actualiza la web. En cualquier caso es importante que si el cliente no viene a la tienda hay que salir a buscarlo. Esto lo tienen bien claro en Tintorería Hori Bai quien para sorpresa de muchos es todo un hacha manejando Google Analytics y el SEO de su web. De ahí que selecciones internacionales de rugby o tenistas hayan pasado por su local para recibir uno de sus servicios integrales de limpieza. Otro caso de éxito en este ámbito es el de Fieldburu Leioa, una tienda de moda infantil que ha conseguido crear tal comunidad que sus ventas online y offline andan a la par.

Chubsquero Batela en Fieldburu

Nuestro espíritu infantil salió a relucir cuando visitamos la Juguetería Itziar y Pequeños Tesoros. No nos costó demasiado encontrar ese juguete con el que podríamos ocupar una tarde lluviosa en casa. En la primera un Lego con el que montar una furgo Volkswagen California clásica. En Pequeños Tesoros fue su dependienta quien con su acento argentino (quizás uruguasho) nos indujo una atracción fatal por los nanoblocks.

Durante los dos días tuvimos un elenco de comerciantes apasionados por sus negocios y preocupados porque su barrio, y en definitiva Leioa, sea un lugar atractivo para todos, vecinos y foráneos. El propietario del Bar Arkupe hacia cábalas sobre la celebración del día de los muertos convirtiendo temporalmente la plaza donde se encuentra en un cementario. Otros comercios pedían más involucración de otros negocios en iniciativas como LeioaBlog para revitalizar la zona.

Mi postura es la de apoyar al comercio local porque al fin y al cabo son quienes humanizan a las ciudades, dinamizan la economía local, fortalecen los lazos de la comunidad y tienen un carácter único. ¿Acaso queremos pasear por calles fantasma con todas las persianas echadas? Está en nuestra mano, como consumidor final y nuestra decisión de compra.

El punto y final de esta toma de contacto con Leioa fue de nuevo en Mendibile Jauregia donde momentos después daría comienzo el TxakoliBeerFest. Una celebración particular al estilo ‘oktoberfest’ en el que los protagonistas serían por supuesto el txakoli y la cerveza, la resurgida La Salve. Con el olor de las salchichas Thate en la parrilla, levanté mi copa de txakoli bizkaitarra y brindé por LeioaBlog. Salute!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s